Desde la cárcel - Reflexión 21

Sergio Rojas Ortiz

21 de Mayo de 2015

La medida cautelar N° 321-12 del 30 de abril del 2015 falló en favor de los pueblos indígenas Teribe y Bribri de Salitre, una vez que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos consideró que los requisitos de gravedad, vigencia e irreparabilidad eran eminentemente una realidad que viven los pueblos indígenas Teribe y Bribri -y porque no decir que todos los demás pueblos del país-, solo que no son evidentes por temor.


La decisión de la CIDH de solicitar al Estado que adopte medidas para garantizar la vida y la integridad personal de los miembros de los pueblos indígenas, pienso y digo que esas medidas tienen que ser adecuadas, o sea que los pueblos Teribes y Bribris tenemos que gozar del control efectivo de nuestras tierras, libres de interferencias de personas o entidades ajenas a nuestros pueblos que pretendan mediante cualquier forma controlar nuestros territorios.


Esas medidas, para que sean auténticas, deben salir de nuestros pueblos y el Estado debe respetar, apoyar y fortalecer dichas medidas con acciones y hechos. También deben garantizar, además del control efectivo territorial, la autonomía del pueblo Bribri. En el caso de Salitre, en el proceso de toma de decisiones en el ejercicio de la libre autodeterminación de los pueblos, el Estado debe, de igual forma, respetar, apoyar y fortalecer al Gobierno propio, las políticas sociales, culturales, económicas, ambientales, espirituales, medicinales y educativas como otras más propias del pueblo. Es por eso que insto a mis hermanos y hermanas Bribris del territorio de Salitre para que luchemos por nuestros derechos. Que deben, o debemos, estar preparados para comunicarle al Estado que lleguen a decir lo que necesitan.


Hermanos indígenas y no indígenas, el apoyo solidario de todos y todas a nuestro pueblo Bribri es fundamental y muy valioso. Este ayudará a garantizar la vida y la integridad personal y territorial de los miembros de los pueblos Bribris y Teribes. Pueden tenerme privado de libertad, pueden prohibirme hablar con los pacos, entre otros, escuchar mis llamadas, pero no pueden prohibirme escuchar mis pensamientos. No pueden separarme de mi madre Tierra y ni de mi pueblo.


¡Los Bribris viven, la lucha sigue!


UNIWAK

Escribir comentario

Comentarios: 0

CONTÁCTENOS

equipocritica@gmail.com

PUBLIQUE EN EquipoCritica.org

redaccion.equipocritica@gmail.com