Desde la cárcel - Reflexión 20

Sergio Rojas Ortiz

18 de Mayo de 2015

Aquí donde estoy secuestrado por el poder judicial costarricense, reflexiono sobre las palabras de la señora Yoriko Yasukawa, coordinadora residente del sistema de Naciones Unidas. Dijo: “Naciones Unidas es respetuosa del Estado de derecho y el sistema de justicia costarricense, confía en el debido proceso y en los derechos humanos, al resguardo de la dignidad de los actores involucrados”.


Exhorta al Estado que continúe con la delimitación y saneamiento a través de la mesa de diálogo. Con rabia y coraje, siento que la conducta solapada, complaciente, del sistema de Naciones Unidas al Estado de Costa Rica, que no cumple con las leyes vigentes nacionales e internacionales y el deber, obligación, del sistema de Naciones Unidas de exigir, vigilar, que los Estados cumplan. No lo hace, confía del debido proceso que, en el marco de las leyes vigentes del derecho humano indígena, el Estado violentó a través del sistema de justicia, intimidando, reprimiendo y humillando a los habitantes indígenas hombres, mujeres y niños, así como al Gobierno local del pueblo bribri de Salitre, sin haber más proceso que la represión, persecución y encarcelamiento como cualquier delincuente.


¿Dónde está el resguardo de la dignidad de los actores si en la sociedad, los indígenas miembros de la ADI son calificados de ladrones y delincuentes? ¿Dónde está el resguardo de la dignidad? Si en el centro penal donde tienen secuestrado a Sergio Rojas hay un ladrón, un narco, un asesino, un violador, un agresor, dentro del montón que hay y que ingresan. ¿Qué resguardo esperar? ¿De cuál dignidad si el daño está hecho? Ni volviendo a nacer se puede sanar.


Hermanos, hermanas indígenas y no indígenas, la exhortación al Estado es un comodín político del sistema de Naciones Unidas y del Gobierno, reflejado en la mesa de diálogo, donde a través de la mayoría someten a la minoría. Y se plantean estrategias que sólo favorece al Estado, neutraliza la fuerza de los involucrados (o sea los indígenas que de ahí siguen dirigidos y controlados), mientras tanto en el exterior, el Estado no está resolviendo los problemas de los indígenas.


Y cada día hay más invasores no indígenas, más hambre, más agresiones, más pérdidas de tierras, lo cual indica que no hay atención por parte del Estado y si existe es represivo y discriminatorio.


Hermanos, hermanas, de la mesa de diálogo en la administración anterior, las prioridades de nuestro pueblo bribri, que decidió participar en la mesa de diálogo como oyente, observador y que cualquier tema que tratase a discusión con el Gobierno, sería en el territorio del pueblo bribri de Salitre. En la presente administración, entre las prioridades del pueblo bribri, el Gobierno no ha cumplido; más bien facilitaron acuerdos con los no indígenas, para allanar al Gobierno local del pueblo con su Ejército de matones uniformados, violentando el debido proceso del que confía la señora coordinadora residente y con ella la moral y dignidad de los miembros bribris del pueblo de Salitre.


Los bribris y todos los pueblos necesitamos que el Estado aplique y respete las leyes que protegen los derechos humanos indígenas. Necesitamos que el Estado garantice y respete la autonomía de los bribris y demás pueblos con hechos y no palabras. Impulsamos el ejercicio de nuestros derechos ante cualquier otra propuesta administrativa y legislativa. El Gobierno debe cumplir con la ley indígena del  Convenio #169 y la Declaración Americana sobre Derechos Humanos Indígenas. Así, sólo así, podrían los pueblos crecer, pensar que la mesa de diálogo podría funcionar armoniosamente algún día.


Que tengan feliz día ya que los míos son infelices, los quiero mucho y sobre todo, a la luz de mis días oscuros, tú que haces que mucha gente pueda leer mis reflexiones, gracias.


La lucha sigue y sigue los bribris viven.


UNIWAK

Escribir comentario

Comentarios: 0

En alianza con

CONTÁCTENOS

equipocritica@gmail.com

La Pluma

Agencia APP - Red de Prensa No Alineada

PUBLIQUE EN EquipoCritica.org

redaccion.equipocritica@gmail.com